Saltar al contenido

¿Qué es el Derecho Administrativo?

mayo 24, 2020

Definición

El Derecho Administrativo es la rama del Derecho que estudia la organización y funcionamiento de las Administraciones Públicas, así como las relaciones entre éstas y las personas físicas o jurídicas -privadas o públicas- dentro del ordenamiento jurídico.

La materialización del interés general es la esencia de la Administración pública, por lo cual, la organización administrativa debe encontrar la forma más idónea para conseguir los objetivos que la sociedad demanda y requiere.

De tal modo, para la realización del fin común se debe contar con una sólida estructura administrativa. Las atribuciones que se le confieren a las Administraciones Públicas deben ser las suficientes y adecuadas para lograr su propósito, pero también deben de ser proporcionadas para no vulnerar los derechos fundamentales de las personas, por lo que es fundamental que exista una armonía entre las prerrogativas que se le conceden a la Administración y las garantías que otorga la Constitución a los individuos conforme al principio de legalidad que sustenta el Estado de derecho en el que vivimos.

¿A qué rama del Derecho pertenece el Derecho Administrativo?

El Derecho Administrativo junto con disciplinas destacadas del Derecho tales como el Derecho Constitucional, Penal, Procesal y Financiero pertenece a la rama del Derecho Público. Lo anterior se vislumbra en virtud de que el Derecho Público es la parte del ordenamiento jurídico que se encarga de regular la organización y funcionamiento de las instituciones y de los órganos políticos y administrativos, amén de las relaciones entre el poder público y los ciudadanos, por lo cual, es más que evidente que el Derecho Administrativo encuadra dentro de este campo, a diferencia del Derecho Civil, el cual por antonomasia pertenece a la rama del Derecho Privado al ocuparse de las relaciones jurídicas entre los sujetos privados.

Fuentes del Derecho Administrativo

Tomando como base lo establecido en el artículo 1 del Código Civil -de forma enunciativa mas no limitativa- podemos señalar como fuentes del Derecho Administrativo las que a continuación se detallan:

  • Fuentes directas
  • Constitución
  • Tratados internacionales
  • Leyes orgánicas
  • Leyes ordinarias
  • Decretos legislativos
  • Decretos ley
  • Reglamentos
  • Fuentes indirectas
  • Jurisprudencia
  • Principios generales del derecho
  • Costumbre

Como sabemos la Carta Magna es la norma fundamental y, atendiendo al numeral 9, los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico. Asimismo, el artículo 103 establece los principios de actuación de la Administración Pública (principios de eficacia, jerarquía, descentralización, desconcentración y coordinación) y el artículo 106 estipula el control de la potestad reglamentaria y la legalidad de la actuación administrativa por parte de los Tribunales.

A su vez, la Jurisprudencia es sin duda una fuente principal del Derecho Administrativo, toda vez que para conocer las consecuencias específicas y prácticas del ordenamiento es pertinente acudir a su interpretación y aplicación por parte de los Tribunales.

Por su parte, aunque es habitual incluir a la costumbre entre las fuentes del Derecho, ésta tiene un escaso papel en el Derecho Administrativo. Es inusual que la regulación de cuestiones relevantes escape de los poderes normativos, lo cual deja un margen exiguo para una ausencia de normativa explícita, lo que hace desembocar que en el ámbito administrativo tanto los juzgadores como los abogados recurran de forma poco frecuente a la costumbre.

Por último, manifestar que las fuentes directas pueden aplicarse sin ninguna de intermediación para decidir sobre la cuestión planteada, mientras que las fuentes indirectas solo tienden a usarse en supuestos en los que exista carencia de fuente directa de aplicación.

Elementos básicos del Derecho Administrativo

De la definición y relevancia del Derecho Administrativo podemos desglosar una serie de elementos que dan respuesta al accionar de las Administraciones Públicas que estudia y regula.

Así pues, nos encontramos con los siguientes elementos:

  • Objetivo: se refiere a la actividad administrativa o burocrática que rige la Administración.
  • Subjetivo:versa sobre los sujetos del sector público a quienes administra.
  • Finalista: como su nombre lo indica, tiene como fin el satisfacer los intereses generales.
  • Instrumental: hace alusión al cómo se administra, haciendo uso para ello de potestades exorbitantes.
  • Legitimador: este elemento se materializa en virtud de las normas que le atribuyen a la Administración responsabilidades y competencias que aprueban su accionar.
  • Garantizador: atañe a quién lleva a cabo las labores de control, siendo la propia Administración y los Tribunales de la jurisdicción contencioso-administrativa quienes ejercen dichas funciones.

Relación del Derecho Administrativo con otras ramas del Derecho

Por la relevancia manifiesta del Derecho Administrativo dentro del ordenamiento jurídico, es que éste se encuentra vinculado de forma directa o indirecta con la mayoría de las especialidades jurídicas que conforman esta ciencia.

Así tenemos, por ejemplo, al Derecho constitucional, el cual tiene una relación de suma importancia con el Derecho Administrativo, ya que éste propicia modificaciones en la Constitución para adaptarla a las exigencias sociales y las necesidades cotidianas del funcionamiento estatal, por lo que lo delimita, así como sirve como impulsor de aquél -las necesidades de la gestión pública terminan invariablemente repercutiendo sobre la interpretación y evolución del Derecho Constitucional-, siendo todo un reto adaptar las principales instituciones administrativas a los preceptos de la Carta Magna -lo cual lo hace una disciplina técnica y compleja-.

Por cuanto hace a su relación con el Derecho Privado, es que, en algunos casos, la Administración recurre a figuras privadas,como se da en el caso de un contrato de compraventa para adquirir un solar o una finca -en donde se rige por el Derecho Civil- toda vez que las Administraciones Públicas son personas jurídicas que se relacionan tanto con personas físicas como con personas jurídicas privadas -empresas-.

Por su parte, disciplinas del Derecho Administrativo tienden a convertirse por su grado de especialización en disciplinas autónomas, pero acentuadas por su seno predominantemente administrativo (como es el caso del Derecho Ambiental o el de la Competencia, o bien, otras disciplinas que presentan una parte considerable de instituciones administrativas, como en el campo del Derecho Agrario).

En lo concerniente al Derecho Procesal, éste converge con el Derecho Administrativo en el análisis del proceso administrativo, o contencioso-administrativo (a los que voces especializadas en la materia sitúan al contencioso en un espacio intermedio entre los procesos civil y penal).

Asimismo, los brazos del Derecho Administrativo alcanzan también -aunque sea de forma indirecta-al Derecho internacional, en virtud de los crecientes efectos de la globalización que han creado una mayor interdependencia entre estas disciplinas en favor de los procesos de integración supranacional.

Por último, en lo referente a su vínculo con el Derecho de la Unión Europea, cabe señalar queel proceso de integración que se ha venido llevando a cabo desde la incorporación de España a la Unión Europea en 1986, es uno de los rasgos principales de la evolución del Derecho español, así como también de todos los países que integran la Unión, ya que esto ha conllevado a una constante retroalimentación que han dado lugar al desarrollo de cuestiones determinantes en el ámbito del control judicial o de la contratación, como es el caso de la Directiva de contratación pública(Ley 9/2017, de 8 de noviembre, de Contratos del Sector Público, por la que se transponen al ordenamiento jurídico español las Directivas del Parlamento Europeo y del Consejo 2014/23/UE y 2014/24/UE, de 26 de febrero de 2014)que ha determinado notables cambios en el Derecho Administrativo.